Noticias Largometrajes
(S.O.Largometrajes) Entrevista a Christine Repond, directora de ‘Vacuum’

Christine Repond: “Uso el VIH como metáfora de una rareza que se cuela en una relación de larga duración”

La segunda película de la suiza Christine Repond, Vacuum, arranca con una desagradable sorpresa a cargo de su protagonista: durante los preparativos del 35 aniversario de su boda, descubre que es seropositiva. Su marido es el único que puede haberla contagiado.

“Me interesa lo que hay detrás de la fachada. Todos tienen su abismo. Y eso es, lo que me interesa. Lo que uno no sospecharía a primera vista. La grieta en el idilio”, resume la directora.

La protagonista de su película es la veterana actriz alemana Barbara Auer, que aguanta con firmeza los planos cortos por los que ha optado la directora para sondear sus emociones. Su interpretación fue reconocida en el Festival Black Nights de Tallinn.

Repond acumuló un nutrido número de películas experimentales y trabajos fotográficos antes de debutar en el género de la ficción en 2010 con su aclamada ópera prima, Silver Forest. La directora suiza ha necesitado siete años para realizar Vacuum, donde despliega los estragos causados por una enfermedad que todavía está muy presente en la sociedad.

¿Por qué te ha llevado siete años dirigir tu segundo largometraje?

Cuando estaba escribiendo el guión, comencé con una historia real que terminó trágicamente, pero quería escribir una película que ofreciera algún tipo de esperanza. Así que para escribir la mía, primero tuve que olvidarme de la verdadera historia. Otra razón es que Vacuum es mi segundo largometraje. Se dice que la segunda película es la más difícil. No abordas una historia tan ingenuamente como lo hiciste con la primera, y quieres mejorar todo. La financiación resultó difícil y tardó muchos años en completarse. Primero quise producir la película en Alemania, pero no encontramos una cadena de televisión que tuviera el coraje suficiente para tocar este tema. En Alemania, desafortunadamente, siempre necesitas una cadena de televisión, incluso si haces películas para cine. Luego nos centramos en Suiza, donde mi productora suiza Karin Koch logró recaudar todo el dinero para poder filmar la película.

¿Por qué elegiste el VIH como el desencadenante de una crisis de la mediana edad?

Todavía se cree que el VIH es propio de las clases marginales, y la gente piensa que no existe en la clase media alta. Mis personajes principales viven en un entorno de clase media, y en realidad tienen todo lo que la gente suele soñar. Cuando le diagnostican VIH, la superficie de su vida, de repente, se resquebraja. Mi película también aborda la vergüenza. Mi personaje principal está avergonzada de su vida fallida y de lo que su esposo le ha hecho. No puede aceptar la doble vida de su esposo, la vivencia de sus fantasías sexuales, en su propia vida. Ya no lo reconoce. En mi película, el VIH es, en cierto sentido, una metáfora de una rareza que se cuela en una relación de larga duración. Y es algo que no se puede deshacer. La protagonista tiene una enfermedad amenazante, y el medicamento se lo recuerda todos los días.

A medida que el sida se ha convertido en una enfermedad crónica, las personas están usando menos precauciones anticonceptivas. ¿Ha abierto esta película algún debate en los festivales donde se ha proyectado?

Una infección por VIH, como aparece en mi película, se puede controlar hoy durante décadas con medicamentos. Pero el sida aún no es curable. En los festivales hubo menos discusión sobre la enfermedad que sobre la violación de la confianza y las consecuencias psicológicas. Aunque la película es, en cierto modo, una especie de amonestación, los efectos psicológicos del VIH me han interesado más que los físicos.

¿Cómo desarrollaste la investigación en los grupos de terapia?

Hablé con médicos y psicólogos que tratan pacientes con VIH. El segundo doctor en mi película, el doctor Seidenberg, por ejemplo, es un verdadero médico que ha tratado a pacientes con VIH en Zúrich durante años. Es una luminaria en este campo. A través de él, he aprendido mucho sobre lo que la enfermedad hace a las personas y su entorno inmediato, y qué problemas enfrentan las personas infectadas por el VIH en sus entornos familiares y profesionales. Deliberadamente evité hablar con los pacientes porque no quería que los destinos individuales me influyeran demasiado.

La película está vagamente inspirada en la experiencia de una paciente de un médico amigo tuyo. ¿En qué medida está basada en hechos reales?

Tuve que alejarme de la historia original. En la historia real, la mujer casi muere porque ya tenía sida. Por eso estaba en terapia intensiva con una neumonía aparentemente incurable. Resultó que la neumonía fue el estallido del sida. Después de esa experiencia, la mujer tuvo que examinar toda su vida. Más tarde, informó a su familia que su esposo la había engañado durante años con prostitutas y que ambos tenían sida. Como resultado, sus hijos se alejaron por completo de él, y de alguna manera también de ella, por lo que la mujer cayó en una depresión severa, se emborrachó hasta morir.

Vacuum me recuerda a la película de Andrew Haigh 45 años. ¿La tenías en mente al escribir el guión?

Mi guión ya estaba listo cuando se estrenó 45 años. Pero, por supuesto, vi la película, soy una grana admiradora de Charlotte Rampling.

¿Qué has aprendido de la exploración de la confianza, la traición y la capacidad de recuperación del amor a largo plazo?

Los sentimientos y las dependencias en las relaciones a largo plazo son muy complejos. Por un lado, mi personaje está terriblemente herido, y quiere dejarlo todo atrás, pero aún ama a su marido y anhela la vida pasada. Probablemente porque nunca experimentó nada más. Para mí fue importante contar este estado con precisión. La lucha por algo que se perdió hace mucho tiempo. También era importante para mí mostrar algún tipo de perdón y gracia en la película. Solo si uno puede perdonar, puede seguir viviendo. La escena en la que la pareja le cuenta a sus hijas el diagnóstico de VIH, y mi personaje principal protege a su esposo por amor, es una escena de amor. Ella escuda a su esposo, protegiéndole tanto como a ella misma.

¿Escribiste el papel femenino con la actriz de teatro alemana Barbara Auer en mente?

Barbara Auer fue parte del proyecto desde el principio, porque estaba seguro de que era perfecta para el papel. Ella estuvo leyendo versiones de guión diferentes durante años. Siempre lo hemos hablado detenidamente, y me ha ayudado a abordar los problemas que afectan a los 60 años de edad. Barbara siempre creyó en el proyecto, incluso cuando se demoró por años. Eso me dio mucha fuerza.

Tus actores ofrecen interpretaciones muy naturalistas. ¿Cómo trabajaste en su espontaneidad?

Quería que olvidaran todas sus técnicas de interpretación y que no “actuaran”, sino que “fueran”. Puede sonar fácil, pero para los actores, lo más difícil es no actuar. Los quería sin barniz, física y mentalmente. Algunas escenas de la película son improvisadas. A menudo he trabajado con tomas muy largas. Eso les ayudó a ir perdiendo sus máscaras y a entregar veracidad. También fue importante la gran confianza que me han demostrado. Antes del rodaje, tuve una semana de prueba en la que nos conocimos. Les mostré películas que se cuentan de manera muy realista. Les expliqué exactamente qué punto de vista me interesaba. Y lo encontraron muy emocionante y estuvieron 100% de acuerdo con mi visión.

¿Cómo trabajaste con tu directora de fotografía, Aline Laszlo, el estilo de cámara de docudrama?

Aline Laszlo había filmado algunos documentales antes. Para mí era importante tener un director de fotografía que trabajase con luz natural y pudiera reaccionar espontáneamente. Para mí, los actores son el foco, y la cámara tiene que alinearse con ellos, no al revés. Como también improvisamos algunas escenas, el concepto de cámara documental fue el correcto. Por cierto, ha sido la primera vez que he trabajado con una directora de fotografía y ha sido perfecto. La mayoría de los jefes de departamento en Vacuum son mujeres”. Estoy convencida de que esto ayudó a los actores a interpretar incluso las escenas más íntimas. Eso es lo que me gustaría hacer siempre, trabajar con un equipo armonioso, con un objetivo común: hacer la mejor película posible.