Noticias Largometrajes
Entrevista a Kasia Rosłaniec, directora de ‘Satan Said Dance’ (S.O. Largometrajes)

La presencia de la directora Kasia Rosłaniec en Cinema Jove es reincidente. En 2010, fue ganadora de la Luna de València por su ópera prima, ‘Galerianki (Mall Girls)’, un éxito de taquilla en su país. Su regreso a Cinema Jove sigue la línea de fidelidad del festival con los directores que ha descubierto en el pasado, como es el caso de Ruben Östlund, último ganador de la Palma de Oro en Cannes, reconocido con la Luna de València en 2015 y al que se dio a conocer en Cinema Jove con ‘Involuntary’ en 2009.

La segunda película de Roslaniec, ’Baby Blues’, también arrasó en Polonia, y se alzó con el Oso de Cristal al mejor filme en la Sección Generación de la Berlinale 2013. El tercer título de su filmografía vuelve a poner el foco en las chicas jóvenes de hoy, cuya realidad gira en torno a las compras, el sexo de riesgo, el alcohol, las drogas y la creación de una imagen propia. ‘Satan Said Dance’ es una propuesta caleidoscópica realizada en Instagram, cuya protagonista, una joven y reconocida escritora de 20 años, despliega su vida turbulenta en 54 retazos de dos minutos en su cuenta en esta red social. Las fiestas, el consumo y complejas relaciones personales son las baldosas que cimentan su camino hacia la autodestrucción. Este drama en los tiempos del selfie incide en la soledad y en el egoísmo. Estuvo seleccionada en la sección Global del festival de Austin SXSW.

Esta es la segunda vez que participas en Cinema Jove. En 2010, ganaste el gran premio con tu ópera prima, ‘Galerianki (Mall Girls)’. ¿Qué recuerdas de entonces?

Grandes chicos los del jurado. No tuve la oportunidad de hablar con ellos, supongo que porque era demasiado tímida, pero los observé bebiendo café. Me imaginé que eran majos y que tenían buen gusto, ya que apreciaron mi película (risas). Recuerdo pasarme el tiempo hablando y hablando con personas fantásticas y divertidas, directores de otros países. También estuvimos unos viendo las películas de los otros.

¿Qué importancia tienen los premios en tu carrera?

Los premios son importantes para todos, para los niños en la guardería y para los dueños de perros durante los concursos caninos. Nos motivan. Cuando consigues uno, quieres tener dos. Así que tienes que ser mejor y mejor cada vez mejor. Es un trabajo duro.

Tu ópera prima, ‘Galerianki’, hablaba de la adolescencia consumista de Polonia, y en la última, tus personajes tienen casi 30 años. ¿Cuál es la relación entre los personajes de ambos filmes?

La respuesta rápida sería que no hay conexión. Karolina es una mujer joven privilegiada de la clase más alta de la sociedad. Ella tiene una gran familia y éxito. Las muchachas de ‘Galerianki’, en cambio, procedían de hogares rotos y eran mucho más jóvenes. Los puntos de vista son absolutamente diferentes. Pero, por otro lado, tanto Karolina como las chicas del centro comercial son producto del siglo XXI, donde la soledad está llena de narcisismo.

‘Satan Said Dance’ se ha resumido como una película de Instagram en los tiempos del selfie. ¿Cómo surgió esa idea?

De Instagram. Y de las fotos Polaroid de Dash Snow. Cuando he visto y veo el perfil de alguien en Instagram, puedo observar su vida, sus momentos especiales, conocer gente y lugares. Puedes crear la historia de alguien sin un vínculo temporal. Y este “no tiempo” fue el punto de partida. Me di cuenta de que al vivir en momentos como en las imágenes de Instagram no pensamos en las consecuencias de lo que estamos haciendo. Toda nuestra concentración está en este preciso momento, ni en lo que haya pasado antes ni en lo que ocurra después. Por eso no hay un gran plan de vida. Podemos hacer todo, podemos conocer y amar a todo el mundo. Al final, estamos muy solos en esta enorme multitud de lugares que visitamos y de personas que conocemos.

Generación tras generación, las formas cambian, pero los problemas parecen los mismos. Karolina goza de cierta fama como escritora, pero eso no parece llenar el vacío que siente, ¿verdad?

La escritura es la ocupación más solitaria del mundo.

Uno de los logros más interesantes de la película es su estructura. ‘Satan Said Dance’ está montada como un rompecabezas, no hay una trama convencional, sino una serie de momentos unidos por un hilo conductor que es Karolina. ¿Por qué elegiste esa estructura?

Nunca me es posible responder a la pregunta “por qué”. Sólo hago las cosas como las siento. Esta película es un mosaico de momentos de la vida de Karolina. El mayor conflicto que tiene es consigo misma. Y de ahí que se reprenda mucho a sí misma. Está enferma, y si no cambia su estilo de vida, morirá. Pero no quiere limitarse a vivir una vida tranquila. Es codiciosa. Tomé como ejemplo una biografía de Amy Winehouse. Pero no quería hacer una historia convencional, de tipo biográfico, porque eso no es sorprendente. Todo el mundo nace y muere. Para mí, lo que es interesante son los rompecabezas de nuestras vidas.

Las secuencias se diferencian cromáticamente, según la relación de Karolina con el contexto, los personajes y el espectador. ¿Qué te inspiró esa idea?

Los colores del cubo de Rubik. He imaginado ‘Satan Said Dance’ como un cubo de Rubik de 54 piezas. Cada una de ellas es una escena. Todas las escenas se pueden reproducir simultáneamente y cada una dura exactamente 2 minutos, puedes verlas en el orden que quieras. En el que consideres. Como todo el mundo sabe, el cubo de Rubik tiene seis colores. Y el significado de los colores es casi el mismo en todas las culturas. El rojo tiene conexión con la sangre, el blanco, con la muerte… Pero lo que es especialmente interesante es que los colores del cubo son los mismos de los chakras, puntos de energía de nuestros cuerpo. Cada color del chakra habla de otro aspecto de la vida. El primer chakra, que es rojo, habla de la relación con nuestro cuerpo. Los problemas con la aceptación del cuerpo, con la comida… El naranja habla de la sexualidad. El amarillo se refiere al ego. El verde se relaciona con el amor y con la relación con la familia y las personas cercanas. El azul se relaciona con la comunicación y la creatividad. En la película estas escenas tratan sobre el personaje principal, sobre su trabajo como escritora. La comunicación que establece con el mundo a través de su trabajo. El último, el chakra blanco es opuesto al primero. Mientras que el rojo se vincula al cuerpo, el blanco se refiere a estar fuera del cuerpo. A nuestra vida espiritual. Y a la muerte.